Volver al Indice – Historia de Autos de Culto

El delirante mundo de los microcars – sexta parte

Por Alejandro Franco – contáctenos


Simbolo de una época de carestía y reconstrucción, los microcoches hicieron historia por su singularidad y popularidad. Aunque se encuentran en extinción, su excentricidad es legendaria y los convierte en “juguetes ambulantes”, chiches para coleccionistas que hoy pagan fortunas por lo que, décadas atrás, eran considerados baratijas sobre ruedas, vehículos improvisados que servían para llegar de algún modo al trabajo… y no mojarse cuando se desataba una tormenta.

Norsjo Shopper

No es un auto rebanado por la mitad, sino que el diseño original es así: un Norsjo Shopper, fabricado en Suecia entre 1961 y 1994. Era básicamente un carrito de compras pensado para el ama de casa: este triciclo tenía una estructura tubular cubierta por partes de plástico y fibra de vidrio. Diseñado para una sola persona, el manubrio estaba integrado al frente, el cual se tiraba para adelante para poder entrar (?) al vehículo. Con un motor de 47 cc. no era un prodigio de velocidad, sino que era mas bien una motocicleta carrozada bastante mas cómoda para transportar cargas ligeras. Los 33 años de producción demuestran a las claras que a los suecos le encantó la idea, y figura entre los microcars mas exitosos jamás fabricados.

Piaggio Vespa Ape

Este es un Piaggio Vespa Ape de 1963. La sencillez y practicidad de la idea es abrumadora – carrozar una moto para hacer delivery de cargas livianas, un vehículo ágil para escurrirse entre el tráfico denso, estacionar en cualquier lado y ejecutar su trabajo con gran economía de combustible -. Apareció en 1948, cuando Italia aún intentaba levantarse de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial, y fue un gol de media cancha – es increíble que en nuestro país no la hayan fabricado o importado -. Tremendamente popular en Europa, India y el Tercer Mundo, la cantidad de variantes es interminable – desde los taxi rickshaw en la India, hasta versiones cerradas, pickup (como la foto) e incluso para movilización de la policía -. Aún se mantiene en producción, con algunos agregados de seguridad para cumplir con las normas legales, y con diversos cambios de motorización a lo largo de los años: la versión original tenía 125 cc, pero las últimas versiones vienen con motores de 200 a 435 cc, incluyendo la versión cross country (diseñada para tentar a los adolescentes) que hay que ver para creer.

Goggomobil TL-400

Este hermoso auto de juguete es una Goggomobil TL-400 Van de 1963. Ya hemos hablado del Goggomobil en su momento en su pertinente artículo: era el microcar que fabricaba la alemana Glas y que resultó ser el modelo mas popular de la marca (en Argentina lo armaría Isard bajo licencia). Como el resto de los Goggomobil, las furgonetas se fabricarían entre 1955 hasta 1969, cuando BMW (propietaria de Glas desde 1966) le bajara la persiana. Se produjeron 3.667 unidades de la van, fabricadas en su mayoría a pedido del servicio postal de Alemania. Como la van estaba pensada para carga, llevaba el motor mas grande de la línea Goggomobil con apenas 400 cc. Hoy en día menos de 100 unidades sobreviven en excelente estado en manos de coleccionistas.

Heinkel Kabine

Este Isetta con esteroides es un Heinkel Kabine de 1956. Heinkel era un prestigioso fabricante de aviones (hizo algunos de los mejores bombarderos que tuvo la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial) pero, después de 1945, encontró poco y nada de trabajo en el rubro aeronáutico. Al igual que Messerschmitt, se volcó a la fabricación de microautos para sobrevivir, copiando el modelo del BMW Isetta y haciéndolo mas robusto y veloz. El parecido no pasó desapercibido para la gente de la BMW, quien armó una reunión de urgencia con Heinkel y terminó con amenazarlo con un juicio. Ese fue el fin (temporario) del Kabine; si bien dejó de producirse en Alemania en 1958, la producción del microauto comenzó a licenciarse a otros países donde BMW no tenía representantes. En Argentina la firma Los Cedros SACIF lo produjo en Don Torcuato y se hicieron cerca de 3.000 unidades entre 1959 y 1963 cuando el cambio de reglas del régimen de estímulo a la industria automotriz terminó por bajarle la persiana al proyecto.

El Kabine se dio maña para sobrevivir hasta 1965 fuera de Alemania, siendo producido en Irlanda como el Trojan. El problema era que los costos del coche no daban – cada unidad daba pérdida cuando Heinkel lo fabricaba en Alemania – y, para poder venderlo con ganancia tuvieron que encarecerlo. A mediados de los 60 apareció el Austin Mini y terminó por torpedear las ventas del Trojan, produciendo el cierre de la fabrica.

Lloyd 300

¿Un auto hecho de madera enchapada y cuerina?. Oh, sí, los tiempos de la postguerra eran durísimos en Alemania y ésa fue la solución que encontró Borgward para sortear los faltantes de acero y construir autos sin necesidad de una maquinaria sofisticada. En realidad Borgward estaba aplicando viejas técnicas que databan de hace un siglo y que utilizaban los fabricantes de carrozas para caballos. Había una base tubular de metal para darle solidez, pero el resto del coche estaba hecho de cuadros de madera donde se calzaban chapas adornadas con cuero sintético. Así dió a luz la familia del Lloyd 300, del cual vemos la versión Kombi. Hubo coches y hasta versiones de lujo, aunque nadie lo quería y le pusieron el apodo de “mono de plástico” por el excesivo uso de cuerina en la carrocería. Se vendieron 18.000 unidades entre 1950 y 1952 y, aunque era uno de los coches mas baratos de Alemania (y costaba menos que un Beetle), la Volkswagen le pasó el trapo con 114.000 unidades producidas en el mismo período. La VW terminaría por sacar del mercado al Lloyd 300 (y toda su familia de sus sucesores, el 400 y el 600) al expandir la producción del Escarabajo en nuevas fábricas que fue adquiriendo, bajando sus costos y poniéndolo al mismo precio del coche de Borgward, el cual ya lucía decadente en 1955.

MICROCOCHES

El delirante mundo de los microcars (parte I) – El delirante mundo de los microcars (parte II) – El delirante mundo de los microcars (parte III) El delirante mundo de los microcoches (parte IV) – El delirante mundo de los microcoches (parte V) – El delirante mundo de los microcoches (parte VI) – Selección de microcoches españoles. Además disponemos de numerosas notas especializadas en el interior de nuestro portal, dedicadas a microcars famosos como el Isetta y el Messerschmitt KR175 entre otros, amén de las versiones criollas Fuldamobil BambiJoseso, Heinkel Kabine y Rycsa Mitzi.