Lamborghini antiguos (y la historia de la marca Lamborghini)

Volver al Indice – Historia de Autos de Culto

Por Alejandro Franco – contáctenos


En la era digital, somos analógicos. Es muy raro que comentemos aquí algún auto con computadora a bordo porque, en realidad, los autos que hicieron historia no nacieron en una pantalla de PC sino en una tabla de dibujo, y cuando los diseñadores eran mas importantes que el auto. Iconoclastas por naturaleza, provocadores por profesión, individuos que crearon utilitarios simpáticos y divertidos, o tipos que hicieron deportivos feroces e innovadores. Nada de ordenadores controlando alerones, frenos y distribución de fuerzas al tomar una curva a 200 km/h; era la época de los ingenieros, tipos que tenían que resolver todo con matemáticas, prueba y error y, encima, darle una forma bonita al coche para que sea vendible.

En general hemos hablado muy poco de los fabricantes italianos porque hemos buscado primero las historias mas interesantes y bizarras. No es que los peninsulares no tengan su costado picante, pero apuntamos a los autos mas populares de la historia como el VW Escarabajo o el Citroen 2CV. Los italianos siempre tuvieron a FIAT como su productor preferido de coches populares – claro, eran muy baratos… pero después la FIAT se los devoró a todos, incluyendo Ferrari y Alfa Romeo -, e hicieron gala de sus deportivos selectos, marcas que fabricaban un puñado de coches al años y que cada uno valía una fortuna (ni que hablar, lo que cotizaban 20 o 30 años después). Aquí tenemos la historia de Lamborghini y vamos a ver lo que fabricaron hasta cerca de los años 80, cuando produjeron el Countach… un modelo icónico cuyo diseño replicaron (con amplias mejoras y modernizaciones) hasta el día de hoy.

Lamborghini 400 GT 2+2

Ferruccio Lamborghini: self made man. El tipo se hizo de la nada fundando una fábrica de tractores en 1948. Como no podía revender tractores Fiat decidió hacer los suyos… y qué mejor fuente de recursos que la enorme cantidad de sobrantes de guerra que valían dos dólares en aquella época y que el gobierno italiano (y otros tantos de Europa) querían sacarse de encima (fíjense que Perón adquirió cientos de Jeeps Willys semidestruidos para reciclar sus motores en los primeros vehiculos construidos por el IAME, y le valieron apenas u$s 700 por unidad). El negocio floreció hasta convertir a Lamborghini en un magnate, y en tener una flota de autos lujosos compuesta de Alfas, Maseratis y Ferraris. Cuando una Ferrari de su flota se rompió, Lamborghini no pudo con su genio y le dijo al mismísimo don Enzo cómo podía mejorar el modelo… tras lo cual Ferrari lo mandó a pelar papas. Embroncado por la respuesta, decidió materializar el proyecto que venía barajando desde hace rato, la de fabricar sus propios automóviles deportivos y competir incluso con Ferrari. Adoptó un toro como logo (y como la pasión de Lamborghini era la tauromaquia, varios de sus mas famosos modelos serían nombrados en honor a los mas célebres especímenes de los circuitos españoles de toreo), y se trajo a Giotto Bizzarrini de Ferrari. Giotto le construiría un motor V12 de aluminio con 280 caballos de fuerza. El motor de 3.5 litros debutó en 1966 con el Lamborghini 350 GT, del cual se hicieron apenas 135 unidades.

El coche probó ser un suceso (costaba en su época unos u$s 16.000.-, cerca de u$s 120.000.- actualizados por inflación, lo cual no es un disparate al lado de otros coches de lujo de ese entonces), y aseguró el inicio de Automobili Lamborghini S.p.A.. El que vemos en la foto es el modelo siguiente (el 400 GT 2+2) que usaba la misma carrocería que el 350 pero con mejoras estéticas y mecánicas y un motor 4 litros de 320 caballos de fuerza. El 400 GT se fabricó hasta 1968, y sólo se hicieron 248 unidades.

Lamborghini Miura

Oh, sí, el 350 y el 400 GT vendían bien y eran lindos… pero Lamborghini no pegaría el salto hasta convertirse en uno de los pesos pesados de los coches deportivos de lujo de no ser por el Miura. Tenía el mismo motor que el 400 GT pero estaba tan retocado para darle 50 km/h mas y llegar a los 290 km/h. Con un look que parecía recién salido del circuito de Le Mans, el Lamborghini Miura es considerado el primer supercar de la historia. Al momento de su introducción, era el coche mas rápido del mundo.

Del Miura P400 se hicieron sólo 275 unidades. Se fabricó entre 1966 y 1973 y hubo diversas variantes (como el SVJ de 1971, un prototipo para carreras que se destruyó en el proceso de pruebas pero cuya fama llegó a los clientes de Lamborghini, quienes pidieron a la fábrica que le hicieran el upgrade a sus P400, dando a luz apenas 8 Miura SVJ con impresionantes 385 caballos de fuerza).

Lamborghini Espada

En 1968 Lamborghini quería hacer un coche algo mas grande y cómodo, intermedio entre el 400 GT 2+2 y el Miura, y terminó diseñando el Lamborghini Espada (como el Miura, que era el nombre de un toro, Espada se refiere al estoque que usa el torero para terminar su faena en la corrida). Era un Gran Turismo cómodo para 4 personas, pero no tenía nada de tranquilo ya que usaba el mismo V12 4 litros del 400 GT y del Miura. A pesar de su extraño diseño, el Espada fue todo un éxito y fue el coche mas vendido de Lamborghini hasta la llegada del Countach y todas sus variantes a mediados de los 70. 1.217 Espadas se produjeron entre 1968 y 1978, incluyendo un prototipo de cuatro puertas (el Faena) que no llegó a la producción en masa.

Lamborghini Islero

Entre 1968 y 1969 Lamborghini fabricó el Islero como reemplazo del 400 GT. Era una versión mas estilizada del mismo, y usaba el mismo motor 3.9 L V12 de las otras versiones. También producido en modestos números, sólo se hicieron 225 unidades en dos años de fabricación.

Lamborghini Jarama

El Islero había calzado bien en el mercado norteamericano y, en vez de producir una versión mejorada, Lamborghini decidió despacharse con un diseño nuevo by Bertone, dando a luz el Lamborghini Jarama (nombrado así por el río español donde se encuentran los lugares de cría de toros de pelea, no por el circuito de carreras). Estéticamente no es lo mas logrado de Lamborghini y se vendió mas lento (326 unidades entre 1970 y 1976). Tomando la base de chasis del Espada, Lamborghini le agregó cosas para cumplir con los estándares de seguridad norteamericanos.

Lamborghini Urraco

El Urraco era una propuesta algo mas modesta de Lamborghini para competir con el Maserati Merak y la Ferrari Dino. Era algo mas accesible, y tenía un motor V8 de 2 / 3 litros según la versión, lo que le daba 230 km/h de velocidad máxima. 791 unidades se fabricaron entre 1973 y 1979, probando la popularidad del modelo.

Lamborghini Countach

Y por fin llegamos al modelo mas icónico de todos. Lamborghini podrá hacer exóticas 4×4 o Gran Turismos de líneas experimentales, pero es el Countach el que le dió identidad definitiva a la marca. Surgió en 1974 y todos los supercars siguientes de la firma estuvieron basados (o inspirados) en el Countach, variando lineas y faros, motores y tecnología, pero siempre respetando ese aire de nave espacial que sorprendió al mundo a mediados de los años 70. Supercar de pura raza, modelo atemporal, el Lamborghini Countach se fabricó entre 1974 y 1990 con 1.983 unidades producidas. Tenía el motor V12 de siempre, pero hubo versiones con 5.2 litros que llegaban a los 293 km/h. Con un temerario diseño de Bertone y tomando como base el popular Miura, para mejorar su ingeniería, estabilidad y diseño -, el Countach estuvo 4 años en el patio de pruebas de los ingenieros. Diseño angular, novedoso por fuera y por dentro – con un periscopio para ver la parte trasera y poder estacionar, ya que su motor enorme estaba situado a espaldas del conductor y le impedía la visión -, puertas de tijera (las cuales tenían pernos explosivos como las cápsulas espaciales para expulsarlas en caso de accidente) y un styling en evolución constante, el modelo fue tan importante para la marca que en 1988 se hizo una edición especial, reestilizada por Pagani, un monstruo que iba de 0 a 100 en 4.7 segundos y tenía 295 km/h de velocidad máxima. La edición 25 aniversario se produjo durante dos años, con 650 unidades fabricadas.