Historia del Peugeot 504

Volver al Indice – Historia de Autos Argentinos

Historia del Peugeot 504 (1969 - 1999)

Por Alejandro Franco – contáctenos


Casi 40 años en producción a lo largo de todo el mundo. Números de venta superiores incluso a los de su sucesor – el Peugeot 505 – , con quien convivió e incluso le sobrevivió en algunas partes del planeta. El 504 es miembro de una cuatrifecta perfecta – conformada por los Peugeots 403, 404, 504 y 505 – que le dieron renombre y popularidad a la marca francesa, y la convirtieron en una potencia en su país, absorbiendo los rezagos del grupo Rootes (ex Chrysler Europa) y hasta la iconoclasta Citroën. Caracterizado por su comodidad, robustez y economía, el Peugeot 504 era el coche de clase media perfecto, y aquí te contamos su historia.

Hijo del Mayo Francés de 1968

Los años 60 fueron convulsivos para la sociedad francesa. Atrás había quedado la Segunda Guerra Mundial y la reconstrucción de la post guerra, pero los franceses – y en especial su presidente, el héroe de guerra Charles De Gaulle – mantenían una fuerte postura imperialista. Mientras que Gran Bretaña, diezmada por la guerra, terminó flexibilizando la relación con la mayoría de sus colonias – dando lugar a la independencia de varias de ellas y el reciclamiento de la British Commonwealth como mercado común de comercio -, la Francia de la postguerra insistió en retomar el férreo control de sus colonias de ultramar – algo desaconsejado por sus propios aliados de la década del 40 como los mismos británicos y los estadounidenses -, lo que terminó generando una serie de guerras que inquietaron a la sociedad francesa y terminarían sembrando la semilla de la disconformidad que eclosionaría en Mayo de 1968, con una serie de manifestaciones masivas y huelgas que llegarían a los 9 millones de trabajadores parados en el pais galo, un shock que tendría no solo consecuencias locales sino a nivel mundial. Los movimientos estudiantiles marcarían, en todo el mundo, la politización de la juventud con la adopción activa de ideologías que iban en contraposición al establshment del momento.

Francia estaba aún sacudida por estas manifestaciones cuando el Peugeot 504 intentaba presentarse en sociedad en Junio de 1968. No era el momento ni el lugar, claro está, y el debut del 504 se dilataría hasta Setiembre del mismo año.

Hasta el surgimiento del 504 Peugeot ofrecía el 404 como su sedán familiar y producto estrella. Acorde con el styling de los 60, el 404 seguía la misma onda que muchos coches ingleses – desde el Ford Cortina hasta el Riley 4, el cual conocimos acá como el Siam Di Tella 1500 y derivados – con pequeñas aletas traseras, y aunque era sólido y confiable, para finales de la década comenzaba a verse anticuado, lo que no le impidió seguir en producción hasta los años 80 (al menos aquí en Argentina). Conviviendo con el 404 venía este modelo upper class, con techo corredizo, diseño mas moderno, mecánica confiable y robusta, y espacio habitable realmente confortable. Tenía amplia variedad de motorizaciones que se multiplicaron con el paso del tiempo – desde 1.8 litros hasta 2.7 -, pero el as en la manga que tenía Peugeot eran sus versiones diesel, un detalle que había popularizado a su predecesor el 404 y que lo convertían en el coche preferido de los taxistas. En aquella época muy pocas marcas ofrecían modelos diesel, quedando reservado a modelos exclusivos de Mercedes Benz y un puñado de firmas mas. Considerado un motor de trabajo, duradero y de consumo económico, también era un motor caro de construir y por ello algunos países daban exenciones impositivas a la importación de coches diesel para nutrir la flota nacional de taxis, detalle que explica la masividad del uso de Mercedes Benz como taxi por antonomasia en países no precisamente ricos como Uruguay. El unico competidor serio en el rubro era Peugeot y su familia de diesels del 404 y 504.

Peugeot 504 coupé

La versión cupé del Peugeot 504 que nunca vimos por estos lares. A diferencia de su hermano mayor, el 504 coupé venía con mayores refinamientos y una mecánica estimulada, ya fuera por su sistema de inyección (novedoso para 1969, año de su lanzamiento), o motorizaciones mas grandes como una cilindrada de 2.663 cm3. Nunca fué demasiado popular, era mas un modelo de prestigio para la marca con una proporción de ventas de 1000 a 1 contra los números masivos del sedán.

El Peugeot 504 no sólo era un cambio radical en el styling de la marca; Pininfarina le daría el look que caracterizaría a la marca hasta el día de hoy, los faros trapezoidales que se condecían con el logo del león rampante en la parrilla. De aspecto felino, el Peugeot 504 pronto sería un mimado de la prensa especializada y en 1969 sería elegido coche europeo del año. Y las virtudes del 504 quedarían demostradas en los rallyes, en donde obtendría un puñado de importantes victorias entre 1975 y 1978.

El Peugeot 504 en Argentina

Con mas de 3  millones de unidades producidas, el Peugeot 504 fue un coche tremendamente popular. Fuera de Europa el 504 se fabricaba / armaba en Argentina, España, China y varios países africanos. Era robusto y adecuado para caminos rústicos y sin asfaltar, y aunque no era un 4×4 podía transitar todo tipo de terrenos. Acá la producción del 504 comenzó con SAFRAR en 1969, y siguió en manos de SEVEL en los años 80 con 496.693 unidades fabricadas a lo largo de 30 años de vigencia. Se fabricó el sedán con motorizaciones de 1.6, 1.8, 1.9 litros (naftero) y Diesel 2.3 con un motor Indenor, y se produjo además una rural y una pickup de buenas prestaciones con capacidad para 1.3 toneladas.

Aunque la terminación dejaba que desear (como ocurría con los coches de SEVEL de la época), era un coche confiable y su diseño era lo bastante moderno como para resistir el avance del tiempo, aunque el último lifting con excesos de plásticos no era un prodigio estético ni de durabilidad. Con la importación abierta y las otras marcas renovando modelos, el Peugeot 504 se dió maña para sobrevivir hasta 1999, siendo uno de los autos mas populares y señeros del mercado argentino.