>> VOLVER AL INDICE – AUTOS ARGENTINOS

Historia de AUTOAR Y Cisitalia ARGENTINA

Historia de AUTOAR Y Cisitalia ARGENTINA

Por Alejandro Franco – contáctenos

A veces los autos poseen apasionantes historias de origen, ya sea porque sufrieron de un desarrollo tortuoso, fueron fruto de una noche de desvelo y apasionada inspiración, o resultaron un producto de su tiempo, en donde conspiraron una serie de coincidencias fortuitas para su nacimiento. Pero en otros casos los autos son simplemente autos, y lo único que representan es ser mojones históricos en la vida de una marca, ya sea porque fueron los primeros, los últimos o los mas vendidos de ésta.

Tomemos el caso del Cisitalia 750 (y su hermano mayor 850). En sí, no dejaban de ser versiones customizadas del Fiat 750 Spider, un coche pequeño con ambiciones de roadster económico que intentaba ofrecer una experiencia deportiva siquiera mínima en los duros tiempos de la postguerra europea. Y si bien no tenía nada excepcional, el mayor mérito del Cisitalia 750 es que resultó ser el canto del cisne de Cisitalia Argentina I.C.S.A., una fábrica argentina de coches con raíces italianas (y una enorme tradición deportiva) cuya historia no deja de ser curiosa. Porque a final de cuentas los productos no dejan de ser hijos intelectuales de sus creadores y, en este caso, de la particular personalidad de Piero Dusio, un emprendedor que fundó tres fábricas de automoviles situadas en dos continentes diferentes y que incluso aspiró a competir – en un determinado momento – en la Fórmula Uno internacional.

Dusio, el eterno entusiasta

La historia de Piero Dusio es poco menos que curiosa. Dusio había sido estrella del futbol italiano en la década del 20 hasta que sufrió una seria lesión que le impidió seguir jugando. Resignado a estar fuera de las canchas, comenzó a probar suerte en los negocios, obteniendo la representación de una empresa textil suiza y haciendo fortuna en poco tiempo. Encontrándose de pronto en una posición acomodada, Dusio comenzó a vivir como un playboy y, entre todas las actividades a las que dedicaba su tiempo libre, pronto descubrió tener un talento innato para el automovilismo. Convertido en uno de los pilotos mas destacados de los circuitos italianos de la década del 30, Dusio comenzó a pensar seriamente en armar su propia escudería. Mientras tanto los negocios de Dusio habían crecido hasta tal punto que en 1939 terminaría formando un conglomerado llamado Compagnie Industrie Sportivo Italia, o Cisitalia según la sigla. El mismo era la unión de una serie de negocios regenteados por Piero Dusio, los que consistían en una fábrica textil, una cadena de hoteles, una fábrica de elementos deportivos y un banco. En un principio Dusio utilizaría a Cisitalia como patrocinador para sus actividades deportivas… aunque con el tiempo terminaría por convertirse en el soporte financiero para crear su primera fábrica de automóviles.

Cisitalia 202

el Cisitalia 202 era tan perfecto en su acabado que terminó cobrando el mote de “la escultura rodante”

Posiblemente Dusio nunca hubiera construido sus propios vehículos de no ser por la inmensa fortuna que amasó durante la Segunda Guerra Mundial. Su textil proveía de uniformes al ejército italiano y, más tarde, comenzó a venderle tela a los alemanes. Entre su fortuna y su reciente amistad con el ingeniero Dante Giacosa (futuro padre de los Fiat Topolino y 500, entre otros tantos modelos de la firma italiana), Dusio se entusiasmó tanto que montó un pequeño emprendimiento industrial y empezó a fabricar coches de carreras. Entre 1944 y 1947 los Cisitalia lideraban las carreras italianas y Dusio decidió apostar a más, creando el excepcional Cisitalia 202.

Habían muchas cosas que distinguían al 202: tenía carrocería de aluminio, ésta era extremadamente aerodinámica y estaba construida de manera artesanal como un monocasco – un bloque enorme de aluminio moldeado a mano, sin dejar bordes ni fisuras, e integrando los faros y la parrilla, no como detalles estéticos sino como parte visceral del auto y destinados a disminuir la resistencia al viento del vehículo -. Por otra parte, era un coche tremendamente caro de construir, algo que dejaría a Cisitalia al borde de la ruina. Los números de producción del Cisitalia 202 (y sus variantes) no alcanzarian a las 300 unidades, las cuales fueron producidas entre 1947 y 1952.

ofertas software de gestion produccion
ofertas software para estudios contables
oferta software de sueldos
ofertas de software
ofertas en software ERP

Previendo que la situación financiera del grupo se pondría brava en Europa – en vista de los gastos incurridos para solventar su oneroso deportivo -, Dusio comenzó a negociar con el gobierno argentino de Juan Domingo Perón – el cual estaba particularmente interesado en estimular el nacimiento de una industria nacional de automóviles -, y logró un acuerdo a finales de los años 40. El primer paso fue montar Autoarconsiderada la primera fábrica argentina de vehículos en serie, y la cual armaría sedanes y camionetas basadas en el Fiat 1900 -, y después procedió al lento traslado de Cisitalia a estos pagos, lanzándola como una filial argentina. En 1950 nace Autoar y, además de producir coches de calle y utilitarios, secretamente sería utilizada para trasladar el proyecto de Fórmula 1 de Dusio a Argentina (y salvarlo de los enfurecidos acreedores de la Cisitalia italiana).

Autoar sedan

un Fiat 1900 – el coche en el cual basaron el sedán Autoar -; si bien el grueso de coches Autoar producidos entre 1950 y 1953 usaban esta carrocería Fiat, las motorizaciones variaban radicalmente, llegando incluso a utilizar motores Willys Overland provenientes de una partida de 3.000 Jeeps en desuso, obtenidos mediante un canje por comida con el gobierno norteamericano

El monoplaza de Dusio en realidad era un modelo que habia encargado a Ferdinand Porsche en 1946. La fortuna que había abonado Dusio por el proyecto sería utilizada por el hijo de Porsche para liberar a su padre de la prisión francesa, en donde virtualmente estaba secuestrado por parte de las autoridades. Utilizando el pago como un adelanto del proyecto, los Porsche diseñaron un coche de Fórmula Uno realmente innovador … y tremendamente caro. Dusio mas tarde comprendería que, para montar un equipo de competición, necesitaba cinco coches más aparte del prototipo… el cual ya había consumido todos los recursos que planeaba invertir para el proyecto. Durante mucho tiempo Dusio intentaría convencer al general Perón de invertir en el emprendimiento, pero el mandatario pasaría de largo y el coche terminaría regresando a las manos de sus diseñadores, pasando a ser exhibido en el museo Porsche de Sttutgart (chapeado como Porsche 360 Cisitalia).

Nacimiento de Cisitalia Argentina

En 1951 – a tan sólo un año de haber fundado Autoar – nace Cisitalia Argentina. Mientras Autoar se dedicaba a fabricar coches standard y utilitarios, la filial argentina de Cisitalia se dedicaba a maquinaria industrial y agrícola… y, de a poco, tentaba suerte con el montaje de autos deportivos, los cual estaba más en vena con los gustos de su dueño. Ciertamente ninguno de los emprendimientos argentinos de Dusio fabricaba autos originales, sino que se dedicaba a montar versiones ligeramente remodeladas de coches Fiat. Si Autoar armaba los Fiat 1900, Cisitalia Argentina haría lo mismo con los Fiat 750 / 850 Abarth, auténticos deportivos de bolsillo que intentaban generar una experiencia medianamente excitante en los duros tiempos de carestía de la post guerra.

ofertas de software

Mientras que todos estos movimientos daban la impresión de ser emprendimientos en constante crecimiento – más sabiendo que Autoar colaboraba activamente con IAME en la manufacturación de los chasis del Rastrojero Diesel, el vehículo más longevo de la industria automotriz argentina -, lo cierto es que los números de producción bordeaban lo decepcionante. Por ejemplo, todos las variantes basadas en el Fiat 1900 no llegaban a las 1.500 unidades producidas entre 1950 y 1953; una furgoneta Fiat (conocida como modelo Micropanorámico) no alcanzó a las 1.000 unidades fabricadas entre 1958 y 1962; y en cuanto a Cisitalia, los números aún eran mas modestos: apenas 170 deportivos desarrollados entre 1961 y 1962. Ambas empresas sufrirían un serio golpe cuando Juan Domingo Perón fuera derrocado en 1955, restando uno de los principales patrocinadores al proyecto de Dusio.

Cisitalia 750

Cisitalia 750 Spyder – versión europea -; el modelo argentino era idéntico a excepción de cambios en los paragolpes y en el equipamiento interno, y se trataba de una pequeña cupé basada en el Fiat 850

De allí en mas, las cosas irían de mal en peor. En 1962 el gobierno le quitaría la licencia a Cisitalia Argentina en vista de la poca integración de partes nacionales en los coches que armaba – y, quizás, como una represalia no declarada por la cercanía de Dusio al poder peronista -y, tan sólo un año después, Autoar que venía ensamblando autos alemanes NSU desde 1955 sin mucho éxito – entraría en quiebra. Así terminaba el sueño argentino de Piero Dusio.

Por otra parte las cosas en Europa tampoco venían bien. La casa original italiana venía en picada y aunque Dusio quiso reanimarla con algunos lujosos modelos de calle y algunos prototipos destinados a seducir inversores – como el concept car 808, el cual quiso ofrecerselo (sin éxito) a Henry Ford para una joint venture -, tendría que admitir su fracaso y cerrar sus puertas también en aquel fatídico año de 1963.

Dusio permanecería en Argentina hasta 1975, año de su muerte. Se dedicaría a la construcción de viviendas y a otras actividades comerciales, pero su sueño automovilístico había perecido diez años antes, sumiéndole en la amargura y convirtiéndolo en la sombra del que fuera una vez, el audaz emprendedor que un día encargó la construcción del deportivo más bello del mundo.

(N.de R.: actualmente sus herederos tienen pensado relanzar la marca en el 2014 como un emprendimiento artesanal y usando la matricería que data de los años 40 y 50, amén de haber presentado un concept car en el salón de Ginebra 2012)

Cisitalia 808

el Cisitalia 808 data de los tiempos en que Ford estaba intentando construir un deportivo propio, y por ello formó una joint venture con Dusio; pero la cosa no prosperó y, tres años mas tarde, la firma despegaría con diseño propio: el Thunderbird

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui